alvarodays3.jpg
IR-MARIA-VERT_edited.png

Alvaro Díaz

El Último Tour del Mundo: el disco de Bad Bunny que cruzó de brazos al reggaetón y el rock

Bad Bunny sorprendió al mundo con un camino nuevo y pocas veces visto "El Último Tour del Mundo" un álbum que incomodó a los fanáticos más acérrimos del reggaetón y a los más puristas en el rock



Desde el lanzamiento de "El Último Tour del Mundo" Benito ha transitado un camino hacia una versatilidad pocas veces vista en un artista latino. En un año marcado por la pandemia de COVID-19, Benito Martinez ha lanzado tres álbumes contando YHLQMDLG (2020) y Las Que No Iban a Salir (2020). Dos propuestas que integran el trap y el reggaetón de manera perfecta pero en géneros ya algo dominados por Benito. Si incluso mucho reconocen en él la figura que masificó el trap en Latinoamérica.


Hasta ahí Benito no había entrado en terrenos poco explorados, no hasta el Viernes 27 de Noviembre de 2020 -2 meses antes de esta reseña- donde eso cambió rotundamente. No exento de críticas "El Último Tour del Mundo", fue mirado con extrañeza por "el genero" y fans del reggaetón pero también con escándalo por fanáticos de un genero un poco más distante, el rock.


La verdad es que "El Último Tour del Mundo" cruzó de brazos a ambos públicos, aquí reseñamos cada canción del álbum para encontrar la respuestas a los fervores que Benito Martínez o mejor conocido como Bad Bunny generó.


El Mundo es Mío


Con un sample que evoca un viejo parque de diversiones, Bad Bunny apuesta con El Mundo Es Mío por que los sonidos se apoderen de quién escuche por primera vez el álbum con 50 segundos de música sin necesidad de entrar a cantar.


El Mundo es Mío entra como un track imponente, choca con beats robustos de drill y un stick constante. Trap en su forma más simple pero quizás la más atractiva en estos tiempos, con una propuesta clara que va mucho más allá que solo rapear sobre un beat.



Te Mudaste


Teclado, un beat de reggaetón y un coro pegadizo es lo que este track usa para llevarnos al primer hit del álbum, en esa dualidad de Bad Bunny donde puede tener temas para bailar o para caernos a llorar, mirar por la ventana o conocer a alguien por primera vez. El track cierra con sintetizadores pr